martes, 6 de julio de 2010

Luis Alberto Carluccio (Club Atlético Independiente de Avellaneda - 6ª División) -1973-


Caso raro el de Luis Carluccio. Realmente. Usted pregunta a los ‘memoriosos’ de nuestro fútbol por el mejor arquero que vio en Ayacucho, y más de uno ‘que peina canas’ le contestará enfáticamente ¡el mejor fue Carluccio, el de Estudiantes!

Integrante de un triunvirato (junto a Alberto Volontín y Eduardo González), en el cual se dividen las preferencias sobre quien fue el mejor guardavalla ayacuchense de todos los tiempos, pero con un detalle bastante insólito, por cierto, a su favor.

Su campaña defendiendo el arco de Estudiantes de Ayacucho no llega a dos años. Atajó durante todo 1974 y gran parte de 1975 para luego emigrar de nuestra ciudad en donde nunca más volvió a atajar.

Su recuerdo en los futboleros de ayer es fuerte, y persiste entre quienes recuerdan a aquel desfachatado de grandes reflejos que tuviera en 1974 una descollante actuación en Necochea, frente a la Selección de La Plata defendiendo al Deportivo Ayacucho que dirigía Miguel Ángel Nogueira y otra descomunal tarea una noche de 1975, en Tres Arroyos, defendiendo el arco de la Selección ayacuchense. Previamente, Luis tuvo la gran posibilidad de jugar durante todo el año 1973 en la 6ª y 5ª división del Club Atlético Independiente de Avellaneda.

Nos acercamos a la confortable casa de Luis en Av. Bavio y esto nos decía acerca de su vivencia en las huestes ‘rojas’: “Inicialmente la citación era para incorporarme a All Boys de Buenos Aires que había salido campeón de Primera B en 1972 y estaba haciendo una prueba de jugadores para rearmar las inferiores del club como así también trabajando para encarar la temporada 1973 en Primera División.

Nosotros escuchamos la noticia por radio, en Ayacucho, así como también la clase de jugadores que probarían, encuadrábamos en eso y decidimos llamar por teléfono a ver que pasaba.


Lo hicimos, me tocó llamar a mí desde la Telefónica que se encontraba frente al Ateneo Estrada, nos contactamos con la gente de All Boys y nos dijeron que viajáramos que con todo gusto nos atenderían.


Ninguno de nosotros conocía Bs. As., teníamos entre 16 y 17 años, pero viajamos en Enero de 1973 con el recordado ‘Negrito’ Rocca, Eduardo Pilatti y nos acompañó además el ‘Petiso’ Bilbao.

Cuando llegamos, todo bien, pero imaginate… cuando vimos la cantidad de pibes que se estaban probando ¡eran más de 500! Nos mirábamos como diciendo ¿qué hacemos nosotros acá?


Bueno, dividieron a todos los jugadores en varios equipos y cada equipo jugaba unos diez minutos. La prueba estaba a cargo de Eduardo Grispo (ex defensor de River Plate a mediados de los ‘60). Terminada la práctica nos sentó a todos en fila india y dijo que iba a ir nombrando a los que tendrían chance para una nueva prueba. Yo pensaba que iba a nombrar a unos 50 chicos pero solo nombró a 5, uno de los cuales era yo. Ahí me dieron una nueva fecha para volver, que era a los dos días.


Vuelvo, a las 48 horas y ya ahí me hacen practicar en una cancha grande con jugadores que no se bien si eran de 1ª o de 3ª, pues yo no los conocía, pero al finalizar ese entrenamiento me manifiestan que yo les había interesado mucho, querían ver como era el tema del pase y me dan una nueva citación para el 31 de Enero.



De ahí yo me voy a Futbolistas Argentinos Agremiados a acompañar a un amigo que tenía que hacer unos trámites ahí para gente de Ayacucho. Me quedo esperando en el lobby del lugar y veo que un rato después sale mi amigo acompañado de una persona mayor y me señalan. Se acercan, y esa persona mayor se presenta y era el Director Técnico de la 7º a la 10ª división de Independiente de Avellaneda. Me dice: ‘yo se que te fuiste a probar a All Boys pero yo te voy a dar esta tarjetita dirigida a Roberto ‘Pipo’ Ferreyro -recordado jugador de Independiente y la Selección Nacional- quien era el entrenador de 3ª a 6ª división del club. Y puso atrás en la tarjeta: ‘este es un arquero clase 56 que acaba de quedar en All Boys, así que miralo’.

Eso habrá sido un 15 de Enero, aproximadamente, al otro día yo me presento en Independiente e imaginate… si había muchos jugadores probándose en All Boys, los que había en Independiente. Era impresionante. Bueno, me hacen la prueba, fue un poco más larga porque ahí ya me observaron de otra forma y ‘Pipo’ Ferreyro me dice que le había interesado como me veía en el arco y me da una nueva cita. Me dice: ‘vení en unos tres días’. Yo me quedo en Buenos Aires, voy de vuelta y en esa práctica ya me pelotearon y me probaron de otra manera, yo tenía 17 años me dan una última cita, que sería la definitiva pero que, justo, coincidía con la de All Boys. Y tengo que decidir -31 de Enero de 1973-, en All Boys ya había quedado, claro, pero seducía la posibilidad que era Independiente, donde estaba Bochini, el club que era, etc.

A Buenos Aires viajo a probarme junto a Daniel ‘Tortita’ González (quien en Ayacucho ya jugaba en la Primera de Sarmiento, yo todavía no) y nos acompaña, además, Guillermo Sanjurjo (no a probarse) y ahí yo quedo en Independiente.


Empieza ‘Pipo’ Ferreyro a hablar con ‘Tito’ Martínez para arreglar el tema del pase, y tiempo después vino la 3ª de Independiente a jugar un amistoso acá a Ayacucho como parte del pago por mi pase.



Ante mi inminente ida a Avellaneda mi padre me dice: ‘una condición, podés ir a jugar allá pero el estudio lo terminás acá’. Algo que parecía imposible de aceptar por Independiente fue aceptado. Yo estaba en 5º año, los viernes venía de la escuela, almorzaba y viajaba a dedo hasta Las Armas en donde me tomaba el primer colectivo que pasaba hacia Avellaneda y jugaba los sábados. Todo el campeonato de 1973 así. Los domingos viajaba en el colectivo con el plantel de Primera y me vi todos los partidos de ese campeonato. Además coronando Independiente el año '73 con la Intercontinental que gana en Roma con el gol de Bochini a la Juventus. El ‘Bocha’ nos trajo unos regalos de Italia, ya que vivíamos todos juntos con el plantel de Primera.

Para mí que el club aceptara esa condición fue perjudicial en el sentido que yo no tenía el mismo entrenamiento que tenían mis compañeros. Yo decía ‘acá me va a costar mucho’, pero bueno, igual fui. El arquero titular era Norberto ‘Ruso’ Verea (actual comentarista de ESPN) pero no venía atajando bien. Al tercer o cuarto partido, contra Ferrocarril Oeste, me ponen a mí de titular y desde día no largué más la titularidad.

5ª de Independiente en Villa Domínico, 1973, Luis es el 5º de los parados y el "Ruso" Verea el 8º (empezando por la izquierda).
Abajo el 1ª desde la izq. es Pedro R. Magallanes y el 3º es Ferrera (hermano de Cristina, esposa de Luis Aparicio)

Nosotros salimos subcampeones, detrás de Estudiantes de La Plata, en el cual el Nº 10 era Patricio Hernández, y recuerdo que a él le atajé un penal en La Plata. Pero a mí me pasó algo que me afectó muchísimo, tal vez por la edad que tenía, porque yo no conocía muy bien Bs. As. o tal vez porque era otra época.

Un día yo voy entrando al vestuario, faltaría una tercera parte del campeonato, y escucho que estaban hablando cuatro o cinco jugadores (los ‘caudillos’ del plantel):
“No puede ser que ‘Ayacucho’ (a mí me decían así) venga los viernes sin entrenar y juegue de titular y no juegue Pepé, como le decían al ‘Ruso’ Verea -tal vez por ese gran arquero que fue Miguel Ángel Santoro- que está toda la semana entrenando con nosotros y es suplente. Tenemos que hablar”.

Eso me afectó de tal forma, que así como Maradona dice: ‘a mí me cortaron las piernas’ yo podría decir que sentí que ‘me cortaban los brazos’. Yo no quería seguir más, se me fueron todas la ganas de jugar, aunque seguí viajando y salimos subcampeones, yo perdí todas las ganas, aquello me afectó demasiado. Tal vez hoy con la experiencia de vida que uno tiene reaccionaría de otra manera, pero aquello me afectó muchísimo.

Sentí que no podría seguir conviviendo con aquel plantel, ya que lo sentí como una traición y me volví a Ayacucho, a pesar que la gente de Independiente se preocupó por mí y me llamaron, decidí quedarme en nuestra ciudad. Yo ya había tomado esa decisión, no tenía ganas de volver.


Aquí me incorporo a Estudiantes, en donde ganamos el Torneo y después se lo adjudican a Sarmiento por la mala inclusión de un jugador nuestro de apellido Landriel que apenas jugó 20 minutos. A Sarmiento le ganamos 2 a 1 y seis meses después nos sacan el título.

Posteriormente se arma aquella gran Selección ayacuchense de 1974 con el ‘Negro’ Lezcano, Baigorria, Hugo Ciganda y otros grandes jugadores donde le ganamos a Tandil de visitante, a Juárez y nos robaron escandalosamente en Tres Arroyos.

En ese año ’74 concurrimos a Necochea a jugar con el Deportivo Ayacucho en donde nos coronamos Sub Campeones Provinciales y después de una actuación mía contra La Plata surge ahí la posibilidad de ir a jugar a Gimnasia y Esgrima de esa ciudad” culmina Luis, con una parte de su historia, la que vamos a retomar en una próxima entrega en donde nos contará su paso por el fútbol de la 'ciudad de las diagonales'.

Luis Carluccio, sin duda un grande de nuestro fútbol al cual agradecemos por el material y por la buena predisposición para esta nota. Hasta la próxima atajada Luis!