viernes, 3 de junio de 2011

Eduardo ‘Chichilo’ Echavarría: la muralla correntina (1ª parte)

Hacer una página en donde se refleje la historia de nuestro fútbol y no hablar de Eduardo ‘Chichilo’ Echavarría sería como intentar edificar una vivienda obviando las aberturas, la instalación eléctrica o algún otro elemento de importancia a la hora de llevar a cabo tal fin.

Recio y veloz defensor que pasó por nuestras canchas, ‘Chichilo’ se ganó con creces un lugar en nuestra historia futbolera en base a personalidad, tenacidad, garra y su nombre es reconocido unánimemente como uno de los ‘grandes’ del fútbol de Ayacucho y un ‘2’ que es una fija en una selección ayacuchense de todos los tiempos.

Me alegró muchísimo verlo después de tantos años en que solíamos hablar de fútbol ocasionalmente en la calle o en la entrada del Hospital Municipal en donde yo trabajaba. La estampa de aquel gladiador sigue intacta, los conceptos lúcidos y toda la amabilidad para recibirme en su domicilio de calle Alsina en donde enseguida comienza la charla: Soy nacido en General Alvear, Corrientes, el 20 de Octubre de 1935. Soy casado con ‘Sula’ Riela, tengo dos hijos (Alejandro y Diego) y dos nietas (Paz y Evelyn Echavarría). Me inicié futbolísticamente en un equipo de mi ciudad llamado “San Martín”, posteriormente tuve una experiencia en Brasil en el club Cruzeiro de la ciudad de Uruguayana (Estado de Rio Grande Do Sul).

Yo jugaba en Alvear, me vieron unos brasileños y con 9 ó 10 años me llevaron a jugar allá en donde estuve un tiempo hasta que me fui a vivir a Buenos Aires. Años después me radiqué en Villa Regina, Río Negro, en donde jugué en Defensores de esa ciudad. 

(NOTA: La ciudad correntina de General Alvear, cabecera del Departamento del mismo nombre y donde naciera también el legendario músico y compositor chamamecero Isaco Abitbol, fue fundada en 1863 al margen del Río Uruguay. Con una población cercana a los 8.200 habitantes, se encuentra muy integrada al Brasil por lo que abundan las familias mixtas y el intercambio social y comercial es cotidiano. De ahí que no sorprenda esta incursión futbolística de ‘Chichilo’ en tierra brasileña).

¿Por qué el sobrenombre ‘Chichilo’?

Eso salió en el partido de Necochea. Había una obra muy famosa de radioteatro en la que Chiappe (Juan Carlos Chiappe, 1914-1974, una de las figuras más brillantes del radioteatro argentino en épocas que la radio era la reina de las comunicaciones) decía “a Chichilo nadie le moja la oreja” y un día en la cancha jodiendo con mis compañeros se me escapó esa frase y ahí quedó el sobrenombre.

La juventud, los amigos, los años idos... ('Chichilo', sentado, 1º desde la der.)


¿Tu debut en Primera División fue en Villa Regina?

Sí.

¿Siempre de defensor?

Sí, siempre de defensor aunque en alguna oportunidad también he jugado de delantero.

¿Cómo llegás a Ayacucho?

Acá llegué en 1963 en donde jugué tres partidos para Independiente y enseguida me llevaron para jugar en Juan N. Fernández quien tenía un equipo (Club Social y Deportivo Defensores de Juan N. Fernández) que participaba en la Liga de Necochea y en donde tuve de compañeros al ‘Petiso’ Roberto De Mattei quien luego jugó en la Selección de Ayacucho y a Mario Díaz quien había jugado en Huracán de Parque Patricios.

Formación del club Defensores de Juan N. Fernández a mediados de los '60. 
'Chichilo' es el 3º de izq. a der. en la fila superior, abajo, en el medio Roberto 'Petiso' De Mattei.

En Juan N. Fernández jugué tres años (1963-1966) y me fue muy bien a tal punto de que fuimos campeones en 1963 enfrentando a equipos poderosos de Necochea como Rivadavia y Huracán además de los equipos de San Cayetano (Independiente y Sportivo). En el último partido de ese campeonato hice dos goles en San Cayetano uno con la mano y otro con la cabeza.

La gente iba muchísimo a la cancha y enfrenté a jugadores muy buenos como Mario Rodríguez, quien en 1957 había sido arquero de San Lorenzo de Almagro. Posteriormente esa Liga se disuelve y retorno a Ayacucho en donde Felipe Romero me ficha para Sarmiento.

¿Cómo era ese Sarmiento campeón de todo?

Yo salí 13 años seguidos campeón con el club, así que imaginate. Teníamos buenos jugadores ‘Pocho’ Guisande, Vallejos, Didío, ‘Carita’ Gourriet, el ‘Tortita’ González, etc. y se formaban muy buenos equipos. Sarmiento pagaba bien, yo nunca le jugué gratis a nadie y tenía muy buenos dirigentes como Juan Bertoni.

Finales de los 60', 'Chichilo' recibe un reconocimiento de manos de Don Juan Bertoni ante la atenta mirada de Argentino García y 'Pocho' Ceresa

Ellos sabían que a mí me tenían que pagar antes de jugar pues si no yo no iba. Una vez en la Selección viene un dirigente a verme para ir afuera a jugar un amistoso. Le pregunto “¿trajiste la plata?” No -me responde-. “Bueno, andá yo estoy comiendo”. Cerró la puerta y se fue.

Artículo de un diario tandilense, posterior a un partido contra Ayacucho a comienzos de los '70, corroborando los dichos de 'Chichilo'

Al rato el fallecido doctor Jorge Ardito viene y me pregunta “¿vas a ir?” No, si no me pagás no voy. Así le dije. Si no estaba la plata yo no iba a ningún lado. Después le pregunté a Ardito ¿usted cuando va el paciente le cobra la visita? “Sí” -me contesta. Listo, esto es lo mismo.

Dijeron de él

Horacio ‘Indio’ Genín: La primera vez que me citaron para jugar en la Selección de Ayacucho, creo que fue por el año 71/72, era invierno, estábamos en el Estadio Municipal y conocía a muy pocos compañeros. Para mí era algo especial. Recuerdo que nos presentaron en el medio de la cancha y se comenzó con la preparación física. Te lo juro, nunca vi nada igual. Saltaba y hacia volteretas como nadie. La rapidez para llegar a los cierres. Genial, con mucha personalidad y guapo, no te olvides que se le ganó a Tandil en su estadio.

Néstor 'Chueco' Eloiza: 'Chichilo' lo mejor. Un defensor bárbaro, vivo, mañero, las sabía todas. Recuerdo que llegó a jugar a Ayacucho en 1963 traído por Independiente. Jugó contra Sarmiento y no lo dejó mover a 'Pocho' Guisande, lo que no era poca cosa, y en ese año Independiente gana el Torneo pero Sarmiento protestó los puntos por la mala inclusión del delantero Mendoza -que Independiente había traído de afuera- y finalmente Sarmiento ganó ese campeonato.
Sobre el final de su carrera lo ví jugar de delantero y también andaba bien. Era rápido y una barbaridad en el juego aéreo.
Era terrible la elasticidad que tenía, cuando entrenábamos en el gimnasio él tomaba carrera y con la punta de la zapatilla tocaba la red del aro de básquetbol. De no creer.

Miguel ‘Cachito’ Asta: ‘Chichilo era impasable. Las sabía todas. Cuando jugaba junto a Víctor Vallejos, por ese sector ni los pájaros pasaban.

Abel ‘Gallina’ Escudero: Yo tengo una referencia de haber tenido la suerte de jugar con Hugo Ciganda y después algún partido con alguien con quien vivíamos casa de por medio y que me aconsejaba mucho, un maestro, Eduardo ‘Chichilo’ Echavarría.
‘Chichilo’ fue el mejor ‘2’ que ví, no por lo exquisito, sino como defensor, toda la maña, sacaba todo, de arriba, de abajo, un frontón, ni un problema para ir al piso, una máquina de sacar pelotas. Hugo y ‘Chichilo’ fueron para mí los dos mejores aunque si me das a elegir capaz que ‘Chichilo’ fue el mejor.
Yo lo ví a Echavarría hacer una cosa que muchos me dicen que estoy mintiendo. Un día vamos a entrenar, yo tendría 17 ó 18 años y él andaría por los 38 y andaba ya medio embromado de las piernas. El entrenamiento era a las 8 de la noche pero nosotros ya desde las siete y media estábamos pateando. El arco estaba sin la red y él viene corriendo en pantalón corto y nos dice “salgan, salgan, a ver como estoy de estado”. Yo pensé va a saltar a cabecear sin tener una idea clara de que quería hacer pero veo que corre hacia el arco, salta y con la punta del botín le pega al travesaño y cayó parado. Yo me quería morir.
“Ah! Estoy diez puntos” -nos dice. Nosotros nos quedamos mirándonos y helados por lo que habíamos visto. Después le pregunté como hacía, pero la respuesta la tenía al verlo elongar con casi 40 años a ese correntino con un estado físico privilegiado. Increíble la elasticidad que tenía.

Benjamín ‘Tito’ Martínez: ‘Chichilo’ fue un monstruo, un auténtico guerrero. Tal vez no era tan dotado técnicamente como ‘Carita’ Gourriet, por dar un ejemplo, pero era impasable y rapidísimo. Una auténtica garantía en el fondo.

16 de Mayo de 1971. Estadio "Gral. San Martín" de Tandil. Ramón Santamarina 1 (Lezcano -p-) - Sarmiento 1 (Diz) por el Torneo Regional de ese año.
Parados (izq. a der.): Eduardo 'Torta' Gozález, Pedro 'Carita' Gourriet, Miguel Didío, Capasso, Eduardo 'Chichilo' Echavarría, Orquín, Sajama y Víctor Vallejos.
Hincados (izq. a der.): Carlitos Tomasso, Ángel 'Pocho' Guisande, Carlos Mastrángelo, Biondi, Carlos 'Zurdo' Mingone, Bonafina y 'Vidrio' Cuneo.

 José 'Agüita' Fiorentino: Recuerdo una vez que ‘Chichilo’ Echavarría me baja una pelota a mí con la cabeza, que si me hubiese querido meter el fútbol en el bolsillo me lo mete.
Él con la cabeza era un artista, todo el mundo lo vio, de arriba era impasable y jugando al lado de él ya sabías que tenías que apretar los dientes antes de salir del vestuario. Gente que jugaba al todo o nada.

Carlos ‘Negro’ Rojo: Lo enfrenté jugando yo para Estrada y fuimos compañeros en la Selección. Un defensor limpito, no te pegaba, salvo con la cabeza. En Pringles en el ’68 lo fajó en la nuca a Violi el ‘9’ de Pringles el muy sinvergüenza (risas). Vos saltabas con él y te pegaba en la nuca un ratito antes de que vos pudieras cabecear. Muy vivo. Yo lo ví jugar de ‘3’ cuando vino a Ayacucho y lo marcó a ‘Pocho’ Guisande y no lo dejó mover. Era muy canchero, las sabía todas.
Tenía buen físico, era técnico, saltaba bien y te digo que jamás ví una persona tan elástica como él. Cuando entrenábamos en el gimnasio de Atlético con la punta de la zapatilla metía la red del aro de básquet para dentro ¡por Dios, te lo juro! Era un espectáculo. ‘Chichilo’ era un elástico.

continúa acá