martes, 13 de noviembre de 2012

Cuando ENTEL comunicaba pases y goles

Corrían los primeros años de la década del 50, años más tranquilos en el país y en nuestro Ayacucho, con trabajo, sin tanta desocupación como ocurre actualmente.

Es por eso que algunos Sindicatos, trabajaban muy bien, defendiendo a sus asociados, atendiendo sus reclamos, y algunos muy fuertes.

Como hace varios números atrás, recordamos a FOECYT que agrupaba los empleados de correo, hoy nos ocuparemos de FOETRA que era el de Teléfonos, y nos queda en el tintero para una próxima nota, el equipo de los muchachos de “La Usina”.

En el año 1952 tuvieron lugar en la ciudad de Tandil, las Olimpíadas Telefónicas en varias disciplinas deportivas, participando una delegación representando a nuestra ciudad que compitió entre varias centrales de todas las zonas de la Provincia de Buenos Aires.

En la cancha del Club Independiente se disputó el Torneo de Fútbol de las Olimpiadas en el cual Ayacucho, tuvo una gran actuación clasificándose Sub Campeón tras perder la final con su similar de Necochea.

Como anécdota nos contaba Juan Ángel Rúa, "nosotros llevamos de refuerzo a ‘Pelusa’ Cestona, Roberto Fernández y ‘Chiquito’ Pereyra y nos creíamos ‘muy vivos’; después de perder la final, en la cena de agasajo y entrega de premios, a uno de ellos se le escapó y comentó que la mayoría eran jugadores de Primera División del Club Rivadavia".

Hace 50 años atrás, cuando la Empresa era argentina y se llamaba Teléfonos del Estado y más tarde ENTEL, Telefónica (la actual) se encontraba en España (de donde nunca debió salir), la gente ahorraba y estaba su dinero seguro en el Banco, y las cacerolas se usaban solo para cocinar.

Está posando para la foto en la vieja cancha de Independiente de Tandil, 
una tarde de 1952, el representativo de Teléfonos de Ayacucho

Parados (izq. a der.): José ‘Negro’ Pintos (referee), Esteban Marín, Raúl ‘Pelusa’ Cestona, Nicolás González Chávez, el ‘Chivo’ Figueroa, Roberto Fernández y Fracaro.
Hincados (izq. a der.): ‘Manzanita’ Dávalos (era el Jefe), Juan Ángel Rúa, Rafael Molinero, ‘Chiquito’ Pereyra y Heriberto ‘Cabito’ Póo.

(artículo publicado en la sección ¡Qué tiempos aquellos! del diario “La Verdad” del miércoles 17/07/02)