lunes, 25 de julio de 2016

José Antonio Pintos: Pasándole el 'Cepillo' a los recuerdos (1ª parte)

Argentina es, históricamente, un país en donde el fútbol más que como una pasión se vive como una enfermedad.

Más de 40 millones de enfervorizados directores técnicos, opinólogos de toda laya y aficionados que hacen de este deporte una auténtica cuestión de "vida o muerte".

Sin llegar a esos extremos, digna es de destacar la intacta pasión futbolera que corre por las venas de nuestro invitado de hoy.

Con 64 años de edad, no tiene reparo en subirse a un micro de la empresa "Río Paraná" y desandar los 68 km. que nos separan de Tandil, solo para ir a ver a Ramón Santamarina en una gélida noche de Mayo.

No creo que existan muchos casos similares de amor a un deporte en una edad donde el confort del hogar nos tienta a casi todos.

No a él.

Los juventud y vitalidad de José Antonio Pintos, el popular "Cepillo", denotan que los conceptos sobre fútbol están claros como en su época de jugador. Y qué jugador.

¿Usted, amigo lector, conoce algún partido en donde un futbolista haya convertido dos goles "olímpicos"? Si existen los ejemplos al respecto, deben sobrar los dedos de una mano para ejemplificar tamaña calidad para pegarle a la pelota.

La pegada de José no era casual.

Fruto de un trabajo a conciencia, ensayo, frustración, más práctica y los logros que comienzan a llegar.

Una desapacible tarde de Julio nos reúne en torno a la Eurocopa 2016 en donde Francia, el anfitrión, dirime junto a Islandia el paso a una nueva instancia del certamen.

Mate de por medio, las anécdotas se suceden y la memoria de José las deja fluir para ir hilvanándolas en un "rosario futbolero" que, esperemos, sea para ustedes tan disfrutable como lo fue para mí al escucharlas.

¿Dónde sos nacido y cómo está compuesta tu familia?

Soy nacido en Ayacucho el 16 de Mayo de 1952, me encuentro separado, tengo una hija de 37 años (Marina Pintos), una hermosa nieta (Sofía), mi madre (Haydée Loscalzo) y mi hermano Daniel. Mi padre murió joven.


Sofía, la nieta de José

¿Por qué te apodan 'Cepillo'?

Yo toda la vida anduve pelado, y desde chico me quedó ese sobrenombre.

¿José cómo empezás en el fútbol?

Yo estaba en la Escuela Nº 7 y Ferroviario tenía alguien que observaba pibes para llevar al club (como ha sido en los últimos años en Ayacucho el 'Ganga' Suárez), no sé si era Angelito Campoamor o alguna persona que 'arrimaba' jugadores a Ferro. Entonces todos los chicos de la Escuela Nº 7 ¿adónde íbamos a ir? Lógicamente que a Ferroviario, y así empezamos.

Empiezo en el baby de Ferroviario de la mano de Pedro Bacci, padre de Carlos Bacci (ex jugador de esa entidad en la década del 70'), excelente jugador, muy habilidoso. Don Pedro tenía una forrajería en calle Güemes y era un amante del fútbol, esos son mis comienzos en el baby de Ferro donde empecé en 1960 y estuve hasta 1962.

Al año siguiente me voy a la 5ª del Ateneo Estrada con Ramón Albelo, que reclutaba jugadores para ese club. Allí tenía de compañeros a Almirón, Antonelli, César Cruz, Oscar Albano y Juan Teruggi entre otros.

Los comienzos eran duros pues éramos chiquitos y había equipos en mi categoría más armados y dábamos hasta dos y tres años de ventaja. Nos agarraba Defensores con Carlos Tomaso, con los Giangiobbe, con el 'Chileno' Barraza y nos ganaban 10 a 0.

Entonces ¿qué hacía Estrada con Montes de Oca que estaba de cantinero? Nos hacía una fiesta. Entonces las diferencias empezaron a achicarse y nuestro grupo, que era de cuarenta chicos, se fue reduciendo y fueron quedando los que mejor jugaban. Uno de ellos era Omar Roldán "el piyado", muy desequilibrante y que jugaba de '8' al estilo de Miguel Brindisi. Jugaba muchísimo.

Ya te digo, en los inicios un entusiasmo terrible, nos quedábamos a los partidos de 4ª y jugábamos con pelotas cosidas con tiento, que cuando se humedecían había que cabecearlas...

En mi caso, a mí me sirvió mucho cuando de niño jugaba en la cancha del Aero Club y los partidos eran de cuarenta contra cuarenta. Íbamos a las 12,30 y nos quedábamos hasta las ocho de la noche. Armábamos los arcos con pulóveres en la pista de los aviones y si te pegaban una patada andá a quejarte...

Esos partidos se definían por el "último gol gana" ¿y quién hacía siempre el último gol? Yo, porque era flaquito y me quedaba al lado del arquero. El tema es que así también te fajaban, "último gol gana" pero te ligabas cada patada que ni te cuento, pero te sirve y así te vas haciendo.

En 1966 comencé a alternar en la 4ª de Estrada quedando como titular en 1967, ya con compañeros como Alberto Volontín, 'Lolo' Reyes y el 'Negro' Rocca.


Ateneo Estrada 1969 (3ª división)
Parados (izq. a der.): Alberto Volontín, Pedro 'Bocha' García, Miguel Fernández, Damián 'Pampeano' Duprat, Omar 'Piyado' Roldán y José 'Cepillo' Pintos

Hincados (izq. a der.): Miguel Saravia, s/d, Rubén Ozafrán, Oscar María Albano y Ángel Fontana

¿En qué puesto jugabas de chico? ¿de volante?

No, en el baby de Ferroviario, como todo chico, íbamos todos corriendo detrás de la pelota y hasta de arquero he jugado. Después van seleccionando a los que no solo corren sino que también saben parar la pelota y muestran alguna otra cualidad. Luego, cuando ingreso en la 5ª del Ateneo Estrada si empiezo de volante que es donde me desempeñé en casi toda mi carrera.

Los últimos años los jugué de '6', el mejor puesto que hay. Por ejemplo, yo jugué en ese puesto en Estudiantes junto al 'Coya' Corrales de '2' y en Atlético jugaba Jorge Diz que era jovencito. Entonces, la manera de poderlo tomar, porque era rapidísimo, era mandarlo al 'Coya' encima de él y yo lo esperaba unos 5 metros más atrás y así lo controlábamos.

Yo lo ví jugar, ya de grande, a Néstor Ceresini en Independiente, quien trabajaba en el Telégrafo conmigo y había venido de General Guido. Era un '9' que jugaba de espaldas al arco, era imposible marcarlo. Recibía y no sabías para donde iba a salir. Ese tipo de delantero es mucho más difícil de marcar.

¿Te acordás cómo fue el debut en Primera División?

En 1968 con 16 años, Agustín Moro que era el DT, me llevó a la Primera de wing izquierdo, porque ese día le faltaba el titular y debuté en ese puesto que no era el mío y desde allí comencé a jugar alternando entre 4ª y 1ª división.


Delantera del Ateneo Estrada en 1969
'Lolo' Reyes, Ramón Quinteros, 'Negro' Rojo, 'Gallego Sayago y 'Cepillo' Pintos

¿Por qué clubes pasaste?

Comienzo en 1960 en el baby de Ferroviario, tres años más tarde me voy al Ateneo Estrada, mi club de toda la vida, en 1973 y por seis años juego en Parque de Deportes de Labardén. En 1979 se cierra el Telégrafo en Labardén y retorno a vivir a Ayacucho, pero mantuve el contacto con la gente de aquella zona y es por eso que en 1980 y 1981 defiendo a Jorge Newbery de Maipú, llevado por Mario Lago.

En 1982 juego nuevamente para el Ateneo Estrada y al año siguiente comienzo jugando un Torneo Preparación para Sarmiento pero el resto del año lo juego en Estudiantes en donde me quedo hasta finales de 1985.


José en la fila superior (1º desde la izq.), con Estudiantes Subcampeón 1985

En 1986 Jorge Cruz me llevó a Ferroviario donde había formado un gran equipo con 'Chelín' Villarreal, el 'Chileno' Barraza, el 'Gato' Aguirre y Eduardo Pereyra. Allí estuve jugando ese año y el siguiente la Liga organizó un Torneo de 1ª B donde intervinieron varios equipos como Boca, River, el Moto Club, Huracán, San Lorenzo y donde el premio al ganador sería el ascenso a 1ª División, y allí don Carlos Diéguez fundó el Quilmes Atlétic Club para intervenir en dicho Torneo.

Resultamos Campeones pero después algo ocurrió porque no ascendimos y allí decidí terminar mi carrera con gratos partidos en esa etapa, como cuando vino a Ayacucho Ubaldo 'Pato' Fillol.

Me retiré en Quilmes y solamente no jugué en Defensores, Juventud Unida y en Independiente.

Quiero destacar que la gente del Ateneo Estrada nunca me puso trabas con el tema de los pases, siempre fueron muy flexibles conmigo. Yo era muy joven cuando me fui a Labardén y me había formado en el club, sin embargo decían que si era para mí bienestar estaba todo bien.

Otro deporte que siempre me gustó y que jugué por años es el básquetbol. Lo que pasa es que me tuve que decidir por el fútbol, pero jugué en el Ateneo Estrada y en el Club Rivadavia de Necochea.

¿El mejor jugador que viste acá en Ayacucho?

Me ha tocado jugar con muy buenos jugadores, pero como 'Carita' Gourriet pocos. Y también el 'Tortita' González. El 'Tortita' era tan desequilibrante que te ganaba el partido él solo. Después han venido excelentes jugadores como Horacio Genín, el 'Loco' Rosales que era de Udaquiola y jugaba de '10' en Estudiantes, Magnífico en Ferroviario, etc. Acá hubo muy buenos jugadores como también Hugo Ciganda y tantos otros.


Horacio Genín (Estudiantes) y Daniel González (Sarmiento) - Año 1973

¿Un amigo que te brindó el fútbol?

Todos. Yo de mucha gente no me acuerdo, pero yo voy a todos lados y en todos lados tengo amigos.
Hace dos años fuí a Pirán a ver América-Sarmiento y en vez de ir a la tribuna de Sarmiento me fui a la tribuna de Pirán y allí estaban todos mis amigos, los Basualdo, los Cueto, etc. gente que ha jugado al fútbol acá en Ayacucho. Hizo un gol Roelofs y yo lo grité y me decían: "flaco, te perdonamos porque sos vos, si es otro no llega a la Ruta 2" (risas).

¿Una anécdota?

Más que una anécdota, un recuerdo grande que yo tengo es cuando Estudiantes armó una cancha de Papy Fútbol en el gimnasio techado de Güemes y Murgier. El equipo que había armado Estudiantes era invencible. Los Martínez (Héctor y 'Tito), 'Jeta' Soria, tu viejo (Héctor Montanari) y 'Canti' Oillataguerre jugaban al papy, como se debe jugar.

Habíamos armado un cuadro que le hacía un poco de 'contra' con Gustavo Russo, Mosqueda, y otros chicos que jugaban en Sarmiento y no le podíamos ganar nunca. En el momento en que vos le podías hacer partido, te apretaban contra las columnas del gimnasio y caías ahí, y si tenías la suerte de enfilar para el arco, 'Canti' te bajaba de una trompada (risas).

Han ido a jugar a todos lados y no les ganaba nadie. Los Martínez trajeron el Papy Fútbol a Ayacucho y ese era realmente un cuadro de Papy.

¿Sentís que la gente de Ayacucho te reconoce como el gran jugador que fuiste?

Sí, por supuesto. Es muy lindo y reconfortante, saber el que se acuerdan de vos y de aquellas lindas épocas de los 60' y los 70'.


¿Cuál fue el compañero con el que mejor te entendiste?

Con 'Lolo' Reyes nos entendíamos de memoria. Lo mío era muy simple, 'Lolo' siempre estaba de wing derecho, bien abierto, y un cambio de frente mío con la zurda era pelota en el pie de él para tirar el centro atrás.


Ateneo Estrada 1974
Parados (izq. a der.): José 'Cepillo' Pintos, Alberto Volontín, 'Gato' Martiarena, Juan Domingo "Michi" Corral, José Luis 'Charo' Acosta y Gerardo 'Negro' Taylor

Hincados (izq. a der.): Alfonso Masello, Luis Pasarín, Alberto 'Lolo' Reyes, Omar 'Piyado' Roldán, José 'Negro' Rocca, Tiberio y 'Juancho' Cascino

¿Ves algo de fútbol por TV?

No, poco, volvemos a lo de siempre. Fútbol hoy se ve poco, entonces me siento y cuando pasan unos minutos y no se ve alguna jugada buena me levanto y lo dejo.

Antes de seguir profundizando en tu carrera deportiva, contanos cómo nace la pasión por Gimnasia y Esgrima de La Plata...

En 1962 Gimnasia hizo una muy buena campaña, en la que casi sale campeón. Yo estaba en esa etapa de indecisiones en que en tu familia uno es de Boca, el otro es de River, etc.

Yo ya jugando al fútbol, con 10 u 11 años como no quería ser de ninguno de los dos grandes. Un día veo una figurita en la que había un jugador de Gimnasia y medio como que me atrajo. A partir de ahí empecé con Gimnasia, y se me fue metiendo esta pasión dentro mío y al tiempo los conocí a los hermanos Bayo (Diego y Daniel) que un día se aparecen por Labardén pues habían comprado campo ahí. Tipos excelentes, muy macanudos.

En Mar del Plata hay muchos hinchas de Gimnasia y hay dos filiales (la "Lobo de mar" y la "Arturo Naón") con las que estoy en permanente contacto. mucha gente de La Plata que ha puesto comercio en Mar del Plata y de la cual me he ido haciendo amigo. Entonces cuando llega la pretemporada y Gimnasia viaja a esa ciudad la gente ya me avisa: "Flaco, el jueves llega Gimnasia" y yo me hago una escapada. He estado con todos, con Timoteo Griguol a quien me encontré en la playa y lloré, con 'Beto' Márcico y, fundamentalmente, Pedro Troglio que son personas excelentes. Con Pedro he estado hasta tres horas conversando.

'Cepillo' con el 'Gato' Sessa y Fabián Rinaudo

Una vez me llaman de Mar del Plata que estaba Gimnasia allá y había una cena organizada por una de las filiales en una confitería en Av. Colón e Independencia. No encontré a César Pérez o algún otro de Ayacucho que me acompañara, así que agarré el auto y fuí solo. Allá me encontré con uno de Pergamino, uno de Necochea, uno de Bolívar, toda gente de Gimnasia que andaba de paseo y que también irían a la cena.

El ex Gimnasia Antonio Piergüidi en la entrada de "Don Lobi", 
el comercio que José regenteara en Av. Solanet y 9 de Julio

A la noche, Gimnasia había mandado a la cena a seis o siete jugadores (la foto de arriba es de esa velada) y de repente aparecieron los de la barra brava con los bombos. Apagan todas las luces, todo en un marco de azul y blanco, de repente del primer piso de la confitería entran a bajar los jugadores y se entremezclan con la gente en las diferentes mesas. Pero, en el revoleo desde allá arriba unos 10 o 15 pibes empiezan a cantar todas las canciones que se cantan en la cancha. Te juro que era emocionante, lloraba la gente, los jugadores, llorábamos todos, al ver la pasión sufrida que todo hincha de Gimnasia tiene. Realmente emocionante.

continúa aquí...