lunes, 24 de septiembre de 2012

El recuerdo de la visita de Talleres de Remedios de Escalada a nuestra ciudad (1953)

En Septiembre de 1953 visitó Ayacucho la Primera División del Club Atlético Talleres de Remedios de Escalada, que por entonces militaba en el torneo de Primera 'B' capitalina.

Una tarde de 1993, cuarenta años después de aquella visita, Sergio Volantín, Director del Semanario "Calle/7" recibe una carta de Arturo Varretone, protagonista de aquella jornada de 1953 en la que agradecía al semanario la publicación en la columna "Sport/7" (edición del 14 de Septiembre de 1993, página 2) un artículo de José Pintos, en su columna "Te acordás hermano...?" en la que hacía referencia a aquella visita del conjunto albirrojo a nuestra ciudad y que transcribimos a continuación:

Remedios de Escalada, 21 de Octubre de 1993.-


SR. DIRECTOR
SEMANARIO "CALLE/7"
PRESENTE.-
De mi consideración:
Por la presente me dirijo a usted y ante todo le pido disculpas por desviar su atención, pero no puedo dejar pasar este momento de alegría y satisfacción para mí, porque ha llegado a mis manos un ejemplar que usted edita (N° 56) y con referencias de mucho éxito, enviado por mi familia residente en esa ciudad y mi sorpresa fue encontrar la foto (Nota: arriba a la derecha) con mi imagen futbolística y de quienes me acompañan en la misma, el señor Alfredo Pérez Ervitti, excelente persona y deportista, lo mismo quien fuera el Presidente en esa oportunidad del Club Obras Sanitarias, el señor ‘Tito’ Spitalnick.

Efectivamente, aconteció esa visita a la querida y hermosa ciudad, de la delegación representativa del Club Atlético Talleres de Remedios de Escalada, con un recibimiento y una estadía de lo mejor, por quienes organizaron en su momento el evento.

Me permito comentarte una anécdota que me quedó grabada en la memoria, como impactó en nuestra delegación todo lo relacionado con la ciudad y su gente. Una vez terminado el partido, muy correcto en todo su desarrollo, tanto en los jugadores locales como el referee y el público numeroso, se resolvió permanecer unas horas más en la ciudad.

Como era la época de la famosa vuelta a la plaza “San Martín”, con su música desde el edificio municipal, resulto tan novedoso que tanto los jugadores como los demás jóvenes de la delegación no querían abandonar el paseo, y más al encontrar en las damas una presencia seductora, incluso se llegó a formar un baile improvisado en un sector de la plaza ya que algunas damas se decidieron con un poco de coraje a ese ofrecimiento, así que se tuvo que insistir para el regreso a Remedios de Escalada recién se concretara al terminar el horario de la ronda musical.

Por eso, señor Director, cosas simples de la vida, pero para mí de un valor sentimental muy profundo. Y si pensamos que este recuerdo quedó impreso en la foto, que data de 40 años, como se dice comúnmente ‘toda una vida’, resulta mejor.

Quiero encontrar, por todo esto palabras para agradecerle el hermoso momento que me hizo volver a vivir. Pero me decido por las más simples y las más sinceras: gracias, muchas gracias.


Ángel Arturo Varretone


Sorpresa, en el "Cementerio de los elefantes", el 16 de Agosto de 1953 Talleres de Remedios de Escalada derrota a Colón de Santa Fe por 2 a 1 por el Torneo de Primera B.
En el arco 'albirrojo' el ayacuchense Ángel Arturo Varretone.

Enfrentando a Club Obras Sanitarias de nuestra ciudad, en la delegación capitalina venía como arquero Ángel Arturo Varretone, autor de esta carta, (hermano del desaparecido Bruno 'Gringo' Varretone y tío de Jorge y Mirta), quien se había formado en las inferiores del Club Defensores de Ayacucho y a la edad de 18 años se fue a vivir a Remedios de Escalada, trasladado por el Ferrocarril Roca, empresa en la que trabajaba.

Talleres de esa localidad lo ficha y reemplaza a José Césaro, emblema 'tallarín' quien en 1952 deja la institución luego de 6 años defendiendo su valla en 156 partidos.

Varretone permanecería en esa entidad por seis años para pasar a Temperley en el año 1955. Es Barracas Central quien lo contrata en 1957 y permanece allí hasta 1962, año en donde retornaría a nuestra ciudad para terminar su carrera deportiva defendiendo los colores del Ateneo Cultural “José Manuel Estrada”.

En 1954, en el mejor momento de su carrera, tuvo una oferta de Gimnasia y Esgrima La Plata la que se vio malograda por motivos laborales.

En tanto, el Club Obras Sanitarias de Ayacucho se había gestado en aquellos famosos "Campeonatos de los Barrios", tan en boga durante las décadas del '40 y '50. Ficharon en la Liga Ayacuchense de Fútbol, en 2ª división, para luego ascender a Primera y participar, a comienzos de los ’50, en nuestros torneos oficiales. En esta oportunidad, y para enfrentar a semejante adversario, se reforzó con jugadores de otros equipos, por caso Alfredo Pérez Ervitti, del Club Atlético Independiente.

La camiseta era similar a la de River Plate pero con la banda de color azul y el inmueble que hoy ocupa el Sr. José Giangiobbe (en Poderoso e Irigoyen) fue la sede de este club que tuvo una vida de aproximadamente cinco años y en el que hay que destacar a dos hombres fundamentales en su fundación y posterior subsistencia: ‘Tito’ Spitalnick, Presidente del club y uno de los primeros médicos veterinarios en Ayacucho, así como a Sildo Ceñal, director técnico, masajista y delegado del club quien, al ver que la empresa retiraría el apoyo económico, se llevó a todos los jugadores para fundar Boca Juniors club, que intervino por varios años en los torneos de nuestra ciudad.

Fuentes consultadas:
- ABC del Ascenso (Enciclopedia del diario deportivo “Olé”)

- “¿Te acordás hermano?” (columna de José Pintos en el suplemento “Sport/7” del semanario “Calle/7”  del 14 de Septiembre de 1993, página 2)
- Libro ¡Qué tiempos aquellos! (Clubes y equipos en el origen del fútbol de Ayacucho) de José Pintos, pág. 61